Loading color scheme

Escucha Aquí Las Mejores Canciones Para el Duelo

ACOMPAÑAMIENTO DUELO EN CASA

 

Durante más de 26 años acompañando a miles de personas en proceso de duelo, he visto como un duelo vivido en silencio y en soledad agrava el peso del sufrimiento y se convierte en el escenario propicio para que el doliente vaya enfermando físicamente y decayendo emocionalmente. El encierro físico y emocional impiden una sana elaboración del duelo, por lo cual en ocasiones es prudente que el profesional de apoyo en duelo se desplace al hogar del doliente para acompañarle en la tarea de convertir el dolor en amor y los recuerdos en tesoros, en el propio escenario en que  eventualmente se compartieron los más gratos momentos de la vida. Es en la casa donde los dolientes tienen los elementos más valiosos  para volver el recuerdo del ser amado un homenaje a la vida y donde la familia cambia positivamente su manera de relacionarse y apoyarse entre si.

 

Aprendiendo a procesar el dolor del duelo

Ps. Paulo Daniel Acero Rodríguez

La muerte es una experiencia común para todos los que hacemos parte, no solo de la especie humana, sino de toda especie que cumpla un ciclo de vida como las plantas los animales y la mayoría de los elementos que componen no solo nuestro planeta sino el universo. La muerte y toda la experiencia que le circunda, trasciende todas las culturas y creencias; pero contiene un elemento transversal independiente de la manera en que suceda y de quien la viva que es la experiencia del dolor.

Cuando muere un ser querido, cada persona reacciona de una forma distinta. La muerte de un hijo, sin embargo, es un suceso tan desgarrador que todo lo que se ve afectado por ella expresa tristeza y consternación. Una pérdida tan devastadora exige un costo, tanto emocional como físico no solo a los padres sino a todala familia.

La experiencia nos enseña que hay vivencias comunes del dolor de los padres, las cuales pueden incluir: una sensación abrumadora de culpa, una sensación de que el dolor durará para siempre, una sensación de que éste está incrustado dentro del propio ser. En todos los casos, para estos padres será imprescindible aprender a expresar su rabia externamente, de modo que no se quede en el interior y que, posiblemente, se convierta en una fuerza destructiva en el futuro. Está claro que, aunque existan muchos denominadores comunes en el dolor de los padres, las reacciones individuales pueden variar y que la misma persona puede, incluso, experimentar reacciones contradictorias.

Pero también existe una forma única en la que los padres en duelo expresan su dolor. Estas respuestas individuales de los padres se ven influidas por muchos factores, incluidas las experiencias personales de vida, las habilidades para sobrellevar dificultades, la personalidad, la edad, la familia y antecedentes culturales, los sistemas de apoyo y/o creencias e, incluso, los sucesos que rodean la muerte o el tipo de muerte que ocurrió.

Como parte del proceso de duelo, los padres en duelo experimentan altas y bajas y, literalmente, se sienten en una especie de montaña rusa de emociones. Para estos padres, una historia personal incluye un pasado con el hijo y un presente y un futuro sin él. Para la mayoría de los padres en duelo, es de vital importancia verbalizar el dolor, conversar sobre lo que sucedió, preguntar y cavilar en voz alta, una y otra vez.

Es por la naturaleza del dolor que es necesario que los sentimientos, pensamientos y emociones se procesen y que los que sufren deban mirar dentro de sus corazones y almas y tratar de sanarse desde adentro. Cada persona ha de aprender a elaborar cada una de las tareas que implica el duelo como camino hacia el crecimiento personal. En este recorrido, los padres a menudo responden de diferentes maneras, aprenden a vivir con su dolor por separado y expresan su tristeza de una manera única. Los padres que sufren pueden sentirse solos, desconectados y aislados, por lo cual será valiosos que hagan parte de grupos de apoyo. Necesitan saber que existen muchas formas de sufrir, pero que también existen diversidad de formas de fortalecerse si se hace del duelo una experiencia en homenaje al ser amado. 

Paulo Daniel Acero Rodríguez        
 
Psicologo U. Nacional de Colombia